Su función principal es la misma que la de cualquier gabinete eléctrico:

 

Proteger a los usuarios de los peligros eléctricos y/o mecánicos del equipo eléctrico., proteger del entorno operativo al equipo eléctrico que se encuentra dentro del gabinete y actuar como interfaz entre la interacción humana requerida y el equipo.

En cuanto a su modularidad ofrece flexibilidad y soluciones personalizadas sin perder su estandarización, es decir, los componentes pequeños son comunes y fijos, siendo la forma en la que se combinan lo que produce soluciones únicas y dinámicas. Un gabinete modular está formado por componentes más pequeños que se pueden usar para configurar una solución de gabinete única.

 

Seguridad y otros accesorios útiles:

 

Los paneles de separación facilitan el distanciamiento de los electrónicos de CC de bajo voltaje de aquellos de CA de alto voltaje o de potencia CC. Esta separación no sólo protege al equipo eléctrico sino que también protege a las personas que ingresan al área de bajo voltaje del gabinete. Los gabinetes modulares son tan sencillos de configurar como los gabinetes estándar. Existe una gran variedad de cortes preferidos para los desconectadores de la puerta, diseñados para usarse con interruptores y cortacorrientes comerciales, incluyendo opciones más grandes de corte para ajustarse a los circuitos que usan corrientes más altas.

 

La resistencia del gabinete proviene de su estructura. El gabinete está diseñado para que la estructura soporte el peso del subpanel o los componentes una vez instalados. Posee una estructura soldada más gruesa y pesada que el de otros sistemas de gabinete.

Otros gabinetes utilizan un armazón hueco o cerrado y dependen de un gran número de pliegues para proporcionar fuerza. Esta técnica permite ahorrar en costos de material, pero si la estructura se abollara, la fuerza del gabinete se reduciría de manera significativa. Esta situación es similar a la de una lata de refresco que soporta el peso de una persona mientras no se doble alguno de los lados.